Los Villanueva

La familia Villanueva fue una de las familias nobles más importantes de Alarcón. Emparentados con sucesivos matrimonios con las familias Lorca, Montoya y Briones, manejaban a su antojo las propiedades del Concejo y gracias a ello terminaron apropiándose la mayor parte de los bienes comunales.

Los Villanueva aparecen afincados en el Picazo a finales del siglo XVII. En un primer momento, a principios del siglo XVII, establecieron su casa en Tébar y, poco más adelante se trasladaron al Picazo.

Los Villanueva del Picazo arrancan de Don Mateo Villanueva Palomares. Casado en primeras nupcias con Doña Catalina de Montoya y en segundas con Doña Juana de Montoya. Probó su nobleza, en 1693 ante la Real Chancillería de Granada. En 1695 Don Mateo Villanueva Palomares sustituyó a D. Sebastián de Montoya como fiscal perpetuo en Tébar.

De su primer matrimonio nació Don Juan Francisco Villanueva y Montoya. Regidor en Alarcón por los nobles del Picazo en numerosas ocasiones. casó el 7-10-1704 con María Magdalena de Montoya y Lorca (hija de García de Montoya y María de Lorca). Heredó innumerables propiedades en Alarcón, Tébar, el Picazo, San Clemente, etc. Compró fincas urbanas y rurales en el Picazo y amplió la casa que había adquirido por su matrimonio con María Magdalena de Montoya y Lorca, mediante compras a los familiares de su mujer.

De este matrimonio nació, entre otros, Don Mateo Jerónimo Villanueva y Montoya. Bautizado en el Picazo el 22-11-1706. Fue Regidor perpetuo de Alarcón por los nobles y alcalde en diversos años. Alcalde de la Santa Hermandad en 1755 y Regidor en 1740. Fiscal perpetuo de Tébar. Probó su nobleza en 1766 ante la Real Chancillería de Granada. Contrajo matrimonio en Belmonte (Cuenca) el 1-03-1734 con Manuela Aulestia y Cantero, bautizada en Belmonte el 18-10-1716, hija de Manuel de Aulestia y María Teresa Cantero.

Doña Manuela María Ana de Aulestia Iturrioz, Lorenzana de León, Ynestrosa y Araque, era Señora de las villas de Pardamaza y Tombrío de Arriba, en la Provincia del Bierzo; Administradora del Mayorazgo que fundaron en ella Francisco de León y su mujer Francisca de Medina, fechado en Ponferrada el 6 de mayo de 1546, que incluye diferentes prados y otras propiedades tanto en Pardamaza como en Pradilla y otras villas y lugares de su circunferencia, y al que se halla agregado el Patronato de las Memorias y Obra Pía que en la villa de Bayona, Reino de Galicia, fundaron Gerónimo Coronel de Ocampo y su mujer Doña Leonor Pereira. Poseedora del Mayorazgo de Aulestia, sito en la Puebla de Aulestia en la provincia de Vizcaya. También les pertenecían “el derecho que en sisa nueba de carnes tiene contra la villa de Madrid por su efecto de dos mil ducados de vellon de principal; como asi bien a otro juro que se impuso en salinas de Zamora de ciento veinte y seis mil y ochenta y siete maravedis de principal con doce mil trescientos y cinco maravedis que por no haver havido cavimiento en dicho juro de salinas se separaron a alcabalas de Jaen y tambien otros dos juros situados en salinas de Castilla de ciento treinta y un mil doscientos y cinquenta maravedis ambos por privilegio en cabeza de Juan Bautista Ynestrosa”

Además de las propiedades adquiridas por su matrimonio, Don Mateo Villanueva era propietario de la mayor parte de Tébar y poseía grandes propiedades en Alarcón, el Picazo, San Clemente, Sisante, Vara de Rey, Casas de Cantos, etc.

Le sucedió en el Señorío su hijo Don Antonio (Liberato) Villanueva y Aulestia. Bautizado en el Picazo el 7-08-1745, donde fue Alcalde de la Santa Hermandad en 1798, regidor de Alarcón en varias ocasiones y Capitán de Milicias de Cuenca. Casó en Belmonte el 12-08-1767 con María Teresa Mena y Perea, bautizada en Belmonte el 4-11-1749 (hija de Ignacio de Mena y Cantero (bautizado en Belmonte el 8-8-1720) y de Catalina Perea y Montoya (bautizada en Barchín el 2-9-1727). Entabló numerosos pleitos con el Marqués de Valdeguerrero por los deslindes de las propiedades que poseía en Villar de Cantos, que provenían de dos mayorazgos que fundaron en San Clemente Doña Isabel de Ortega, esposa del Lic. D. Diego Muñoz, abogado y Doña Catalina Muñoz y Ortega, hija de los anteriores, ascendientes por línea materna de D. Antonio Liberato Villanueva. También sostuvo varios pleitos con el Concejo de Alarcón y Tébar para hacer valer sus derechos de vecindad a fin de conservar los tradicionales privilegios de la nobleza para ocupar cargos públicos. Fue Promotor fiscal de la Subdelegación de la Mesta de Alarcón hasta que renunció en 1829, a los 84 años de edad.

De este matrimonio nacieron once hijos entre los que destacan:

Don Francisco de Paula Villanueva y Mena. Bautizado en el Picazo el 29-4-1770, subteniente de milicias en Cuenca. Regidor por los nobles del Picazo en 1798. Probó su nobleza para ingresar en la Orden de Alcántara en 1792 ante la Real Chancillería de Granada. Heredero del Señorío de Pardamaza y de las propiedades del Picazo. Vivió en el Picazo hasta su fallecimiento.

Don José Villanueva y Mena. Doctor en ambos derechos, abogado de los Reales Consejos y regidor decano de la villa de Alarcón. Durante la guerra de la Independencia dirigió la Milicia Honrada del Picazo, para la defensa del pueblo. Probó su nobleza en 1815 ante la Real Chancillería de Granada. Fijó su domicilio en Pedroñeras.

Al fallecimiento de su hermano Don Francisco de Paula Villanueva y Mena, su hija, casada con Don José Joaquín Baíllo, heredó el Mayorazgo y con ella pasaron las propiedades de los Villanueva a la familia Baillo.

Don Isidro Villanueva y Mena. Presbítero, vecino del Picazo. Caballero de la Orden de Calatrava. Probó su nobleza, en 1817, para ejercer el cargo de Ministro Oficial en la Corte, en el Santo Oficio de la Inquisición. Canónigo de la Catedral Metropolitana de Santiago de Compostela e Inquisidor de Cuenca.

Don Luis Ginés de Villanueva y Mena. Presbítero, vecino del Picazo. Caballero de la Orden de Santiago, Canónigo Magistral de la Catedral de Cartagena.